Acompañamiento Pedagógico Ahora Vengo Como Tu Hijo
Ahora Vengo Como Tu Hijo

Descubriendo el sonido


¿Qué es el sonido?

El sonido es una onda mecánica, una vibración que surge de un cuerpo en movimiento, se traslada por un medio elástico y estimula nuestros oídos. Por lo general, la vibración se genera en una fuente que hace vibrar las partículas de aire, que hacen a su vez vibrar una membrana en nuestros oídos. Esta membrana transforma la vibración en información para nuestro cerebro que la percibe como sonido. Un cuerpo en absoluta quietud no puede entonces producir sonido. Cuando hablamos, por ejemplo, nuestras cuerdas vocales vibran y esto es lo que produce el sonido. También es necesario un medio elástico como el agua o el aire para poder transmitir las ondas. En el espacio, por ejemplo, no existe el sonido pues el vacío no es un medio que pueda entrar en vibración: no hay nada en él que pueda moverse.

Existen sonidos de muchos tipos, que se pueden organizar en tres categorías principales: palabras, ruidos y música. La distinción entre unas y otras tiene que ver más con la manera en la que el auditor las escucha que con la naturaleza misma de estos sonidos. Esto depende en gran medida de la identidad y la cultura a la que el auditor pertenece. Una palabra es un sonido que tiene sentido para quien la escucha pues hace parte de un idioma que conoce, un código que domina. Sin embargo, si escucho una palabra en otra lengua, esa palabra será para mí un simple ruido, un sonido sin sentido. La palabra dejará entonces de ser palabra. Por ejemplo, en el siguiente enlace puedes escuchar diferentes palabras y frases en árabe. Si no hablamos este idioma, los sonidos que escuchamos no son para nosotros palabras pues no podemos entender lo que nos dice.

Todos los sonidos tienen en realidad una misma naturaleza y un cierto número de características comunes. Las principales son la intensidad, el tono y el timbre. La intensidad corresponde al volumen y describe los sonidos fuertes o débiles. El despegar de un avión es un sonido fuerte, su intensidad es elevada. En cambio, el sonido que produce nuestra piel al frotar las manos es un sonido débil, tiene poca intensidad. El tono describe los sonidos graves o agudos. Las notas musicales se distinguen por una variación en el tono (enlace). La diferencia que percibimos entre varias notas musicales tocadas por un piano con el mismo volumen se debe a los cambios de tono. Por último, el timbre nos permite identificar la fuente de donde surge el sonido. Aquello que nos hace distinguir el sonido de un piano del sonido de un violín aunque ambos toquen la misma nota al mismo volumen es el timbre. Estas tres características permiten describir entonces los muchos elementos que componen nuestro mundo auditivo.

Para ejercitar tu escucha y tomar conciencia de los muchos sonidos que te rodean, haz los siguientes ejercicios.

Video REPRODUCIR VIDEO

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

La voz


¿Qué dice nuestra voz?

La voz es un sonido particular que producimos con nuestras cuerdas vocales. Nos permite hablar pero también gritar, cantar, reírnos y hacer toda clase de sonidos. Las posibilidades expresivas que tenemos son muy amplias.

El habla es sin duda una de las funciones principales de nuestra voz. Gracias a ella nos comunicamos con precisión e intercambiamos conocimientos, opiniones, sentimientos. En las obras audiovisuales, la palabra tiene un rol esencial y complementa con mucha frecuencia lo que nos dicen las imágenes. Son varios los tipos de discurso a los que recurren las películas: diálogos, monólogos, intervenciones del narrador, entrevistas, etc. El idioma que utilizamos refleja una herencia cultural particular. La lengua misma transmite patrones de pensamiento y de comportamiento singulares y es un factor importante de pertenencia a un grupo social determinado. Los acentos nos permiten conocer la identidad de las personas y su origen no solo geográfico sino también social e incluso histórico. Por ejemplo, en los siguientes enlaces puedes encontrar varias frases que permiten identificar diferencias entre el acento argentino  y el acento español.

Sin embargo, la voz no solo transmite el contenido lingüístico de las palabras. La entonación, el volumen, el timbre y el acento son también vehículos de sentido. A veces, la manera como se dicen las cosas cuenta más que el contenido mismo de lo que se dice. El timbre de la voz es importante y permite caracterizar a los personajes. En Ahora Vengo Como Tu Hijo, por ejemplo, el narrador tiene una voz masculina, ni muy grave, ni muy aguda. Desde el momento mismo en que empieza a hablar, la asociamos con la voz de una persona joven, cercana a todos nosotros. Pensamos entonces que estamos frente a una narración que no es forzada, que nace de una reflexión cotidiana y de un diálogo convencional. La selección de esta voz para narrar la historia es, en este sentido, totalmente acertada. Por último, los acentos nos permiten conocer la identidad de las personas y su origen no solo geográfico sino también social e incluso histórico.

Las siguientes actividades, te harán caer en cuenta de lo mucho que puede contar tu voz y aquella de las personas que te rodean.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

El ruido


¿Para qué sirven los ruidos?

Por lo general, llamamos ruido el sonido que, a diferencia de la música o la palabra, no hace parte de ningún lenguaje. No expresa nada en particular y muchas veces es producido sin intención. Con frecuencia, el ruido es percibido como algo negativo y desagradable. Sin embargo, nos informa sobre lo que nos rodea y está presente en nuestra vida de forma permanente. Si lo pensamos bien, todo lo que está a nuestro alrededor suena, incluido nuestro propio cuerpo.

Por esta razón, los ruidos son muy importantes en las obras audiovisuales. Una película con sonido pero sin ruidos no nos parecería realista pues nuestra vida está rodeada de sonidos. El ruido es un elemento fundamental para recrear la atmósfera de un lugar. Sin embargo, los micrófonos con los que se registra el sonido no funcionan como nuestro oído. Aunque seamos capaces de escuchar muchos ruidos, nuestro cerebro selecciona los sonidos que más le interesan y los jerarquiza. Es por esto que somos capaces de conversar con alguien en un lugar muy ruidoso. Los micrófonos en cambio, no pueden hacer esta selección y registran todos los sonidos por igual. Si grabamos el sonido ambiente y las voces con un mismo micrófono en un lugar bullicioso, seguramente no entenderemos nada pues el ruido no nos dejará escuchar el diálogo. Este es por ejemplo el sonido que se obtiene en un bar (enlace). Aunque hay mucha gente hablando, es difícil entender lo que alguien dice. Es por esto que para registrar las voces en un lugar concurrido, por ejemplo, se utilizan micrófonos especiales que solo registran la voz. Es necesario entonces grabar los sonidos de manera independiente y luego mezclarlos en el estudio para ejecutar mecánicamente la selección que nuestro oído hace naturalmente.

Muchas veces, los ruidos que escuchamos en el cine no provienen de los objetos que vemos en la imagen. Sería un trabajo muy dispendioso grabar por separado todos los sonidos de la escena y se necesitarían a veces micrófonos muy precisos. En realidad, se seleccionan solo algunos de los sonidos que se escuchan y se registran de diferentes maneras, a veces imitando el sonido con objetos curiosos. Para recrear el sonido de una espada láser, por ejemplo, se puede grabar el ruido de un resorte (enlace).

Para explorar más a fondo los sonidos que se pueden utilizar para narrar una historia, diviértete con las siguientes actividades.

Video REPRODUCIR VIDEO

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

Música


¿Qué papel juega la música en las películas?

La música es un elemento muy importante en las películas pues tiene una incidencia grande en la manera como percibimos las imágenes. Por lo general, transmite emociones y permite construir atmósferas particulares.

El espectador es muy sensible a la música que escucha aunque a veces no es consciente de ello. El uso de una melodía de corte dramático, por ejemplo, hace que una escena resulte mucho más conmovedora que si se viera en silencio. Este es un fragmento de la película El pianista, de Roman Polanski (2001), que cuenta la trágica historia de un músico víctima de la invasión de Varsovia por parte de los nazis en la Segunda Guerra Mundial (enlace). Así mismo, la música estridente juega un papel importante en las películas de terror, ya que es responsable en gran medida del suspenso y la impresión que nos producen. Este, por ejemplo, es un fragmento de la película Psicosis de Alfred Hitchock (1960), una de las películas de terror más famosas de la historia (enlace)

A veces, la música juega a favor de las imágenes, es decir que complementa y enriquece lo que estas nos dicen. La música también nos remite a un ambiente cultural particular. Nada mejor para recrear el ambiente de la costa caribe colombiana que la música vallenata con la que Ciro Guerra decide ambientar su película Los viajes del viento.

A veces, los directores escogen canciones y melodías que ya existen y las introducen en sus películas. Otras veces, contratan a músicos que componen especialmente melodías para sus películas. En ocasiones, la banda sonora de una película es tan buena que los compositores se convierten en verdaderas celebridades. Es el caso de Nino Rota o de Henry Mancini, que trabajaron para El Padrino y La pantera rosa, respectivamente. Las melodías que compusieron son, aún hoy en día, muy populares y contribuyeron en gran medida a que estas películas pasaran a la historia. Escoger bien la música que va a acompañar una película es una etapa importante de la producción.

Escoger bien la música que va a acompañar una película es una etapa importante de la producción. Por eso te invitamos a que lo pongas en práctica en las siguientes actividades.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS